Donde todo empieza

Hoy he decido empezar la casa por el tejado, para que, mientras me aguanten los huesos, mi pobre corazón oxidado pueda enredarse entre las nubes de tu pelo y así sentir que no estamos muertos.

Aquí, sentado cerca de las vías, sabiendo que catorce vidas son dos gatos, que antes de que cuente diez me equivocaría otra vez porque, tarde o temprano, aunque me vea entre la espada y la pared, sé que estaremos mirando al cielo a mil kilómetros de aquí.

Si miro a las nubes, es cuando los garabatos me enseñan que ni negro ni blanco, que para toda la vida es un buen castigo y que lo más lejos, a tu lado. 

Aquí, abrazado a la tristeza, que viene y va como un soldadito marinero que tiene rojitas las orejas de tanto beber hasta perder el control. 

No es placer. Es necesidad.

Aquí, donde todo empieza y yo, que acabo de llegar y no tengo nada que decir.

Que necesario es el rock and roll…. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: