A él no le queda nada más por ofrecer

A él no le queda nada más por ofrecer y eso es algo que tengo que saber agradecer. 

Siempre expectante y dispuesto, algo que no casa muy bien con la presencia de mi cuerpo, pero no de mi alma.

Él siempre está a mi lado preocupado por mis preocupaciones. Yo mientras tanto disimulo que también me afecta, cuando en realidad mi cabeza hace mucho tiempo que no está unida a mi corazón.

Él siempre agarrándose a mi cariño. Yo buscando independizarme de su afecto. Él aferrándose al pasado. Yo descubriendo otro futuro.

Él sigue queriendo apostar mientras que a mí nunca me ha gustado dejar las cosas al azar.

Lo ha intentado todo, y hubo momentos en que hasta lo consiguió, pero mi existir se alimenta a base de impulsos,y mis impulsos ya no me acercan a él.

Unos lo llamarán política, otros amor.

Tengo que mentir a alguien, y creo que es momento de dejar de engañarme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: