Bajé a probar suerte

Bajé a probar suerte con mis números favoritos. Era la primera vez que pisaba la calle después de tanto tiempo. Tenía muchas ganas, pero también mucho miedo. 

La decisión no fue muy complicada. Debajo de una alfombra había aparecido la moneda de la suerte. Eso tenía que ser una señal. Lo justo para una apuesta con la que podía hacerme millonario, aunque tampoco me hace falta tanto. Con que toque algo, me daría con un canto en los dientes. 

En la calle sentí la emoción de volver a sentirme vivo, aunque fuesen solo unos minutos. Normalidad. Unos segundos donde la preocupación no ocupa el primer lugar de la lista. El tiempo justo para marcar los siete números de la suerte y volver a casa. 

Tengo mucha fe, estoy seguro que es mi destino. Total, por una vez, nos tocará tener suerte en algo, ¿no?. Ya verás como al final no nos echan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: