Ya verás como al final no nos echan

―Ya verás como al final no nos echan de menos. Si ellos están a lo suyo, mírales. Si es que se van a ahogar. Además, que tampoco me apetece ver como están todo el día dándose besos, que son muy empalagosos. Que para un día que mis padres me dejan salir hasta un poco más tarde, no me voy a pasar las horas sujetándole las velas a esos dos. ¿Tú que dices Ana, te apetece que nos vayamos a otro lado?

Pero Ana no estaba escuchando a Pedro, a pesar de que era esa voz la que más deseaba escuchar. Tampoco se estaba fijando en Raúl y en Silvia, que como buenos amigos estaban cumpliendo con su parte del plan. Ana estaba centrada en la cuenta atrás que se estaba produciendo en su estómago. Una sensación de salto al vacío. Con su vértigo, pero con su liberación. Tan solo faltaban 4 segundos y todavía no sabía si sería capaz de decírselo o no. Tres, dos, uno.

Un comentario en “Ya verás como al final no nos echan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: