Empezar a jugar con las palabras

Empezar a jugar con las palabras parecía la mejor salida para ese callejón en el que me encontraba. La última de las opciones era la de aceptar lo que acaba de decir, a pesar de que en realidad lo pensaba. 

Necesitaba ser capaz de entrar en mi palacio mental. Un lugar construido precisamente para estas situaciones. Buscar una alternativa de manera rápida y que al mismo tiempo pueda parecer creíble. No obstante, por más que busco, me cuesta encontrar algo, como si alguien lo hubiese revuelto todo. 

Noto cómo me está mirando fijamente a los ojos. No puedo vacilar ni lo más mínimo. Algo tengo que ser capaz de decir. Soy consciente de que el tiempo está pasando y mi silencio puede ser la perdición. Su cara empieza a cambiar. Si me queda algún as en la manga este tiene que ser el momento de sacarlo. 

Intento hablar, pero no sale nada. Me responde con una sonrisa. “Yo también te quiero”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: