Solo hay que empezar el camino

Solo hay que empezar el camino equivocado una vez. Nada más. Salirte una vez de la carril que te marca la ruta. Una vez. Como mil piezas de cerámica en el suelo que formaban un precioso jarrón. Como la confianza traicionada de un ser querido que, una vez perdida, queda en el limbo, esperando para siempre otra oportunidad. Por eso es tan importante tener claro el camino aunque a veces tardemos más de la cuenta en saber cuál es. 

Los hay que nacieron con su camino marcado, sin importar lo que realmente quisieran. Caminos torcidos desde el comienzo que suelen ser malos caminos. Los hay que tuvieron que elegir su camino cuando todavía tenían dudas. Algunos acertaron, otros fueron desencaminados demasiado tiempo. Los hay que se quedaron en el camino. Tantas opciones, tantas oportunidades, tantos caminos que se abren delante de ti. 

Elige el tuyo, disfrútalo y si no te gusta, mañana empieza uno nuevo.

2 comentarios sobre “Solo hay que empezar el camino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: