Algún día, será mi mujer

Algún día, será mi mujer. Yo no pienso ser su hombre, que estas cosas me ponen del nervio. Tanto posesivo y tanta leche. Tendemos a materializar las cosas más puras. Qué pérdida de tiempo. Lo que habría que hacer es dejar que las pocas cosas bellas que nos quedan en este mundo puedan ser libres. Que se encargue el viento de transportarlas por el mundo. Que las esparza por todas partes, para que todo el mundo pueda disfrutar de ellas. Así es como la veo yo. Como un tesoro al que, a pesar de que quiero tenerlo junto a mí, no me importaría compartir con el resto de la humanidad. Un ejemplo de lo fácil que es la vida, por muy complicadas que vengan las circunstancias. Porque ella, algún día será mujer, y yo también lo seré para ella. Sí, sí, dos mujeres. Quien quiera seguir mirando raro que lo haga, yo seguiré disfrutando de la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: