La casilla de salida

La casilla de salida fue la culpable de todo. Cada vez que había que cruzar por ahí, tocaba cobrar un dinero que ya no me pertenecía. Y todo por culpa de la suerte. Los dados que te da la vida y que lanzas sin tener muy claro hacia dónde te llevan. Todo depende de donde caigas. Y es que no es lo mismo unas calles que otras. No es lo mismo un hotel que una cárcel. Otra vez pasando por la misma casilla y otra vez que todo se pone cuesta arriba. Y luego dirán que la vida es un juego.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: