Encima de la mesa

Encima de la mesa se encontraba un vaso de agua medio vacío. Esta vez no había otra forma de verlo. La llave también estaba allí. Los restos del carmín que aparecían en el borde del vaso se asemejaba al color que acompañaba los trazos de una firma temblorosa en la parte baja de un folio partido por la mitad. El escrito no tenía muchas palabras, pero eran suficientes. La otra parte que completaba la hoja había sido arrancada de forma violenta y con ella, el secreto se quedó sin dueño.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: