A los animales

A los animales de laboratorio se les presenta la vida entre algodones. Sin preocupaciones propias de su especie, como la supervivencia. Sin tener que buscarse comida. Con la tripa llena viendo pasar la vida en una felicidad que no saben identificar como mentira. Todo parece escrito por un gran novelista, hasta que un día sin venir a cuento, llega el momento de que experimenten con uno. No sé porque siempre me he imaginado a las ratas llegando a casa del trabajo y sentándose delante del televisor. Será casualidad…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: