No era una de ellas

No era una de ellas y, sin embargo, no pudo evitar abrazarse con todas sus ganas. Intentando compartir todo lo que tenía. Su energía. Su vida. Quería ofrecer su espacio para que lo ocuparan juntas, y emprender así nuevos horizontes que por separado jamás llegarían a conseguir. Unir fuerzas para llegar más alto. Tanto por aprender. Así es la naturaleza, una gran profesora de esa asignatura tan bonita, y que tanto nos empeñamos en no querer estudiar. Hay que ver como es la vida.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: