Siempre lo podréis sustituir por otro

Siempre lo podréis sustituir por otro que os guste más. Como todo en la vida. Que resulta que os veis en una situación que no termina de gustaros, pues a mirar para abajo. Allí encontraréis gente que está peor con la que, al compararos, podréis llenar lo suficiente las reservas de ego para poder sonreirSigue leyendo “Siempre lo podréis sustituir por otro”

El resto de mis prisas

El resto de mis prisas no tenían ganas de salir huyendo. Tan solo querían acelerarse un poco, aunque no entendían muy bien por qué. Después de tanto tiempo imaginando, por fin mis mejores deseos se estaban convirtiendo en una realidad. Era incapaz de comprender por qué todo se estaba ralentizando. Como si alguien estuviera frenandoSigue leyendo “El resto de mis prisas”

No me quiero imaginar cómo estará el paciente

No me quiero imaginar cómo estará el paciente sabiendo que la prisa le lleva por el sendero equivocado. Sin tiempo para reflexionar. Si su esencia. Sin poder parar el tiempo y volver atrás. Sin la decisión adecuada. No me quiero imaginar cómo estará la prisa, sobreviviendo a las trabas que le ofrece el camino. DejandoseSigue leyendo “No me quiero imaginar cómo estará el paciente”

Mañana será un día complicado

Mañana será un día complicado de gestionar. Todo comienza a las 8.00 de la mañana, como cada día. Eso si soy capaz de dormir, claro.  Lo más urgente arrancará un par de horas después y querría estar mentalizado para ello. Poder ir andando al hospital, para disfrutar del paseo, del sol, de los pájaros. SéSigue leyendo “Mañana será un día complicado”

Ahora nos toca darnos cuenta a nosotros

Ahora nos toca darnos cuenta a nosotros, aunque no va a ser fácil. Parece que fue ayer cuando llegó y mira donde estamos ahora. Tantas primeras veces que podría tirarme horas y horas contando batallitas. Buenos momentos y momentos menos buenos. Todos recordados con una sonrisa. Eso es lo que lo hace especial.  No esSigue leyendo “Ahora nos toca darnos cuenta a nosotros”

Mañana empieza uno nuevo

Mañana empieza uno nuevo. Dicen que apunta maneras, pero vamos, siempre dicen lo mismo. Al final, todos vienen con las mismas ilusiones y la realidad es que en esta vida por cada Paco de Lucía hay un montón de fulanitos de tal.  Que me parece muy bien que tengan sus ilusiones, que yo no quieroSigue leyendo “Mañana empieza uno nuevo”

Solo hay que empezar el camino

Solo hay que empezar el camino equivocado una vez. Nada más. Salirte una vez de la carril que te marca la ruta. Una vez. Como mil piezas de cerámica en el suelo que formaban un precioso jarrón. Como la confianza traicionada de un ser querido que, una vez perdida, queda en el limbo, esperando paraSigue leyendo “Solo hay que empezar el camino”

La vida me hizo protagonista

La vida me hizo protagonista inesperado. No estaba escrito, o al menos no lo vi por ningún lado. Yo tenía que ser normal. Ni bueno ni malo. Uno del montón. Uno más. De esos que se esconden en la multitud para buscar el anonimato. De los que no levantan la mano para ofrecerse voluntario. DeSigue leyendo “La vida me hizo protagonista”

Empezar a jugar con las palabras

Empezar a jugar con las palabras parecía la mejor salida para ese callejón en el que me encontraba. La última de las opciones era la de aceptar lo que acaba de decir, a pesar de que en realidad lo pensaba.  Necesitaba ser capaz de entrar en mi palacio mental. Un lugar construido precisamente para estasSigue leyendo “Empezar a jugar con las palabras”